14.5.11

ROMANCE DE LAS HIJAS DEL CID de Javier Gómez González 1ºb

Al cielo piden justicia de los condes de Carrión

ambas las hijas del Cid, doña Elvira y doña Sol.

A sendos robles atadas dan gritos que es compasión,

y no las responde nadie, sino el eco de su voz.

A los lamentos que hacen por allí pasó un pastor,

por donde no puso el pie cosa humana, si ahora no;

danle voces que se acerque, y él no osaba de pavor:

-¡Pastor, por Dios te rogamos que hayas de nos compasión!

¡Así tus ganados vayan siempre de bien en mejor,

tus tiernos hijuelos veas criados en bendición,

que desates nuestras manos, pues que las tuyas no son,

como las que nos ataron, de malicia y traición!

Estando en estas palabras, el buen Ordoño llegó,

en hábito de romero, según el Cid le ordenó.

Prestamente las desata, disimulando el dolor;

ellas que lo conocieron, juntas lo abrazan las dos;

a la una dio su manto y a la otra su ropón.

Llorando les dice: -¡Primas, secretos del cielo son!

No tuvo la culpa el Cid, que el rey fue quien os casó;

mas buen padre tenéis, primas, que vuelva por vueso honor

1 comentario:

  1. Muy bien, Javi. Ya te comentaé algo en clase de la forma del poema.

    ResponderEliminar